ENTREVISTAS

Carla Peterson y sus accesorios fetiches

/ Los Andes On Line, 12.12.2007 /

Es una de las rubias del momento. Su protagónico en Lalola, uno de los éxitos televisivos del año, puso a Carla Peterson en la mira. Dueña de un corte carré súper rubio, posa con el humor que la caracteriza en Estudio Lamensa, la peluquería de Sergio Lamensa, el reconocido estilista porteño, quien se ocupa de su cabeza desde hace diez años.

¿El tema después de la producción de fotos? Los accesorios de pelo, un hit de este verano.

- ¿Qué clase de accesorios tenés?

- Tengo muchísimos, de todo tipo: pañuelos, vinchas, hebillas, algunas que guardo desde la época del colegio. Típicos accesorios que eran los que tenías que tener y ahora me divierte usar.

- ¿Dónde los comprás?

- Generalmente recorro lugares cuando viajo y compro muchos para tener, aunque después no los llegue a usar.

- ¿Te preocupás por encontrar "el" accesorio, así con mayúscula?

- Siempre busco algo interesante que al final encuentro cuando llego acá. Por eso es bueno buscar entre las cosas viejas o vintage.

- ¿Cuál usás a diario?

- Voy variando: una vincha con un poquito de brillo o me ato el pelo

- ¿Qué recomendás para una fiesta?

- Una buena hebilla o una flor, que puede ser natural.

- ¿Cuál te gusta y no te animás?

- Me gustan los sombreros muchísimo, pero me parece que acá producen el efecto contrario. Llaman más la atención.

- ¿Cuál no te pondrías nunca en la vida?

- Nunca me pondría una tiara.

- ¿A quién viste con un súper accesorio y te moriste de envidia?

- A nadie en particular. Pero siempre le presto atención a las bellezas argentinas o las actrices con onda que se ponen cualquier cosa en la cabeza y quedan fantásticas. Ahí digo: ¡Qué lindas!

- En la ropa un buen accesorio, cambia el look. ¿Con el pelo pasa lo mismo?

- Sí creo que algo en la cabeza puede levantar un poco y dar un toque original, si se usan con cierta gracia.

- Por último, Lola, tu personaje, ¿qué accesorio prefiere?

- Lola todavía no usa accesorios pero si su amiga Grace le compra algún detalle se lo deja poner. Ahí se anima y lo luce contento.