ENTREVISTAS

Carla Peterson: "Soy más querida de lo que pensaba"

/ Gente, 08.07.2008 /

A los 34 vivió su noche dorada: vestida de gala y acompañada por su amor francés, ella y Lalola –la tira que protagonizó– se alzaron con 9 Martín Fierro, incluido el de Oro. A horas del festejo, habló de todo: la casa que quiere, las ambiciones que tiene y esa familia que todavía se debe.

Y el Martín Fierro de Oro es para... ¡Lalola!”. Imaginó la frase una y mil veces, confía ahora. Escucharla, estar ahí, asegura, no fue lo mismo: “Es... no sé, como que el corazón te late más fuerte, llegan los nervios, te abrazás a todos, estás tan feliz que no sabés si reírte, llorar o qué, pero la gente te va llevando al escenario y de golpe te encontrás frente al micrófono con el premio en la mano y no te querés olvidar de nadie a la hora de los agradecimientos, pero te traiciona la memoria y...

– ...te olvidaste de varios.
– Sí, principalmente del canal, de América (risas). Pido perdón, pero todo no se puede... Y eso que había descargado un par de nombres cuando subí por el de Mejor Actriz de Comedia. Ese es grosso también, eh... Estoy de festejo, me despierto y me acuesto con una sonrisa eterna de oreja a oreja.

– ¿No tendrá que ver con el chico que te acompañó a la entrega de premios?
– Y... la alegría tiene que ver con todo.

– Al fin oficializaste la relación.
– En realidad quería estar acompañada; no fue un formalismo que venga.

– Te aviso que él también fue el comentario de la noche.
– Ay, gracias. ¿Viste qué lindo es?

– De publicidad, dijeron todas.
– Sí, pero no: eligió estar del otro lado del mostrador y es publicista, nada más.

– Un año llevan. ¿Cierto?
– Más también. Y estamos bien. Me gusta. Me gusta que no sea del medio, sobre todo.

– Pensé que eso podía ser una contra.
– Para mí no: está bueno que él tenga su mundo y yo el mío.

– ¿Me contás todo lo que me puedas contar de tu amor francés? Se conoce poco y nada de él.
– Eso no es casual. Pasa que me gusta resguardar la relación. Además, él quiere mucho a la Argentina, así que no lo espantemos... Pero te cuento: como bien decís, es francés, tiene mi edad, llegó acá hace un año y medio, trabaja en una agencia de publicidad, estudia Literatura y Filosofía, le gusta mucho el teatro, nos presentó un amigo y estamos muy bien.

– Pero no te animás a la convivencia todavía.
– Por ahora cada uno vive en su casa. Eso sí: vale que él duerma en la mía y yo en la suya. Aunque sólo llegamos a la invasión del cepillo dental, la idea de irnos a vivir juntos está. Si no, no estaríamos.

– Ya conociste a tus suegros...
– Sí, cuando terminó el programa, me tomé vacaciones y nos fuimos juntos a Francia y ahí conocí a su familia. Divinos, son divinos, muy agradables...

– ¿El habla castellano o vos francés?
– El castellano. Y yo quiero aprender, pero no tengo tiempo...

– Te puede enseñar...
– Sería aburrido. Prefiero compartir otras cosas.

– Pecás de discreta, ¿sabías?
– Ja, ja, ja. En realidad peco de varias cosas...

~ 1 ~ 2 ~ 3 ~