ENTREVISTAS

Cómo se hace el programa más premiado

/ Clarín, 23.12.2007 /

Recibió 5 estatuillas en los recientes Premios Clarín Espectáculos 2007. Un día después de la entrega, "Clarín" se metió en las grabaciones, en los estudios, en los camarines para conocer todos los detalles de un éxito que trasciende fronteras. Sus protagonistas, Carla Peterson y Luciano Castro, cuentan, además, cómo vivieron los premios.

Tardecita agradable en Martínez. En los estudios Central Park se está grabando Lalola (lunes a viernes, a las 22, por América) y hay cierto clima de estudiantina. ¿Cómo no van a estar felices? Si esta misma semana un jurado de más de 800 personas (entre actores, periodistas, productores y gente vinculada a la industria) los catapultó como la mejor "Ficción diaria comedia" de 2007 en la entrega de los Premios Clarín Espectáculos. Y eso no fue todo. Carla Peterson se llevó la estatuilla a la mejor actriz de comedia, Violeta Urtizberea tiene la suya como revelación femenina, Luis Ziembrowski se coronó el mejor actor de comedia y el equipo formado por Esther Feldman, Alejandro Maci, Pablo Lago y Susana Cardozo levantaron el propio por el mejor guión.

En el estudio donde años atrás se servía el catering a la prensa en el programa de Diego Maradona (La noche del 10), lucen resplandecientes las oficinas de High Five, la editorial donde transcurre la mayor parte de la historia que ideó Sebastián Ortega y que produce y distribuye por el mundo Dori Media Group.

Mónica Facchenini y Pilar Irusta, productora ejecutiva y productora de piso, dan un respiro a la grabación. Entonces sus protagonistas, Carla Peterson y Luciano Castro, invitan al primer piso, donde están sus camarines (pegados), para hablar.

- ¿Esperaban tantos premios?

Carla: Presentía todo esto porque mucha de la gente que nos votó fue la misma que en estos seis meses de aire me habló bien del ciclo. Y hay mucha gente que con su afecto nos demostró que también quería que pasara. Se ve que había un público cautivo al cautivamos (se ríe).

Luciano: Los dos tenemos muchos años de tiras encima y cuando empezás a grabar, enseguida te das cuenta si va a gustar o no. La gente compró Lalola de inmediato. Tener siete nominaciones en seis meses de aire está muy bueno.

- ¿Los reafirma?

Carla: Sí, creo que lo necesitábamos. Es que hay mucho trabajo extra actoral. Por ejemplo, la gente de edición desarma cada capítulo. Tanto es así, que a mí me encanta llegar a casa y ver Lalola.

Luciano: Acá no se relaja nadie nunca. Todos proponemos, traemos, y eso se nota a la hora de grabar. Estamos en el capítulo 80 y seguimos con las mismas ganas que al principio. Eso sí que es inusual...

Carla: Otra cosa que pasa y ayuda es que se graban situaciones con continuidad, y eso es genial. Lalola es una situación que sucede, como un vodevil, todo el tiempo, con otro ritmo, otra manera de actuar, de editar. Aunque casi todo está inventado, lo que se eligió para contar esta historia fueron recursos que estaban guardados. Y el director tiene muy claro lo que quiere.

- Ustedes compiten, además, con ciclos instaladísimos.

Luciano: No es fácil salir a competir con clásicos como Tinelli o CQC. Después, cuando salís a la calle y te comentan que les encanta lo que hacés te preguntás: ¿cómo puede ser que no midamos 45 puntos de rating? (risas). Creo que sin la química que tenemos todos, esto sería insostenible. Más allá de que somos un viaje de egresados permanente, también tenemos nuestras grandes charlas. Con Carla nos conocemos hace años así que hay mucha confianza.

- ¿Se ven fuera?

Luciano: Hablamos mucho. A mí me pasa algo y la llamo a Peter (Carla) al toque. Con Luis me pasa lo mismo. El más solitario es Pablo (Cedrón).

 

Siguiente