ENTREVISTAS

El Camarín de la Musa

/ Revista Watt, abril 2009 /

Durante unos diez años estuvo en las ficciones más recordadas de la tv, pero su nombre realmente empezó a hacer ruido en 2003 gracias a su personaje en “Son amores”. Al año siguiente le llegó su primer protagónico con “Lalola”: Martín Fierro de Oro y Actriz Protagonista de Comedia. Hoy, al frente de “Los exitosos Pell$”, Carla Peterson sigue consolidándose como una de las mejores actrices argentinas y demuestra que con tránsito lento puede que todo sea más sacrificado, pero sale mejor. 

¿Cómo definís esta etapa de tu carrera?”. La pregunta se mezclaba entre el montón, era de esas pensadas sólo para abrir el juego. La respuesta podía ser más o menos interesante, pero era casi obvia. ¿Qué diría ahora Carla Peterson, que empezó a lograr de a poco el reconocimiento del público allá por 2003 gracias a Brigitte, su personaje en "Son amores"? Que finalmente le llegó su primer protagónico en 2007 con “Lalola” (Martín Fierro de Oro para el programa y Actriz Protagonista de Comedia para ella) y que desde el año pasado está al fren-te de “Los exitosos Pell$” junto a Mike Amigorena. ¿Qué podía responder a sus 35 años Carla Peterson, que participó de la mítica tira “Montaña rusa” pero entre los nombres que suelen asociarse a su elenco figuran los de Nancy Dupláa, Gastón Pauls, Esteban Prol, Bettina O’Connel, Malena Solda y Sebastián de Caro? Que también estuvo en “Naranja y media”, pero cuando se lo menciona se habla de Guillermo Francella y de Millie Stegmann. O en “Verano del 98”, donde suele recordarse a Fernán Mirás, Agustina Cherri, Marcela Kloosterboer, Diego Ramos, Dolores Fonzi y Nahuel Mutti.

Sin embargo, Carla Peterson prefiere evitar la obviedad, esa trampa mortal para los actores, y fiel a su estilo, esa pregunta la invita a reflexionar: “¿Cómo defino esta etapa de mi carrera? Si lo pensara así... ¡Como si estuviera corriendo! (Risas). A mí no me gusta cuando me dicen ‘mi carrera’”. Carla arrancó muy temprano, ahora que la están maquillando en su camarín se hace unos minutos para explayarse en sus respuestas. Después tiene que grabar una escena, entonces ofrece seguir más tarde. Cuando vuelve del estudio, salda su promesa, y mientras las horas avanzan, ella todavía tiene que ponerse de nuevo sus ropas y volver a su vida privada. Tal vez, su profesión sea simplemente un transitar, pero sus días de actriz del momento sí parecen una carrera. Y se la ve encantada.

Pero se usa el término ‘carrera’, que tiene implícito una largada y una  llegada. ¿Por eso te disgusta?

Sí, creo que esto de la llegada... ¡Si vos ves el cartel de llegada dos veces estás perdido! Para mí es como un sinfín, como si estuviera corriendo en una cinta, y lo que siento es que tengo aire. Pasa que en la cinta te falta el paisaje. En cambio, en este momento, mi paisaje es placentero, es un momento de mucho brillo, de alegría. Me siento radiante.

¿Ya te sentís realizada o simplemente satisfecha?

Estoy muy satisfecha y muy conforme. Si ahora cambiara esta situación, ya viví algo que no todo el mundo alcanza, incluso gente que se esfuerza mucho y que tiene un gran talento. Yo pude experimentar de una manera muy placentera el hecho de ser protagonista y de ganar cosas, desde premios hasta lugares y reconocimientos. Todo se dio de una manera que no fue abrupta. Me pregunto cómo será el momento de correrse de ese lugar.

¿Y? ¿Cómo te lo imaginás?

No sé, sólo me lo pregunto, pero pienso que son muchos los caminos placenteros y que éste me va a llevar hacia otros. Que está bueno estar bien para que me sigan sucediendo cosas positivas.

¿Qué pensás que te falta todavía?

Experimentar la actuación por muchísimos lados. A mí me atraen los actores más grandes que yo, creo que todavía soy una actriz joven y tengo muchas cosas para ajustar. Me parece que seguir siendo una actriz interesante después de los 40, 45 años, es un gran desafío, ¡y tengo diez años para mejorar!

~ 1 ~ 2 ~ 3 ~