ENTREVISTAS

Carla Peterson: "Debutar en cine con Carlos Sorín es un privilegio soñado"

/ Gente, 10.03.2009 /

El próximo jueves 12 de Marzo se estrenará La Ventana, de Carlos Sorín, que determinará el desembarco en el séptimo arte de la protagonista de Lalola y Los Exitosos Pells. Feliz ante un nuevo desafío, ella asegura: “Ojala me sigan llegando películas de tanta jerarquía”.

"Cuando leí su guión, me emocioné... Que alguien que suele acudir a no actores o a actores vocacionales para sus producciones me haya llamado a mi, guau!. Celebro. Siempre lo admiré. Una garantía de talento, sutileza e inquietud. Debutar así en cine es un privilegio soñado..."
- explica (acompañada por sus manos, sus gestos y su acostumbrada expresividad) Carla Peterson –34 años, cordooooobesa sin acento-, proyectando en la mente el rostro del director Carlos Sorín. El mismo Carlos Sorín que (mientras ella toma un descanso entre escena y escena de Los Exitosos Pells y habla con Gente) emociona corazones presentando en el Festival de Pinamar su última creación, La Ventana, donde la chica del momento personifica a Claudia.

“Encarno a la antipática mujer de Pablo, el hijo del protagonista, Antonio. Vamos a visitarlo a los 85 años, durante su último día de vida, momento en que trascurre la cinta... y no cuento más. O si: que me puse nerviosa antes de iniciar las tomas”, advierte, informando que rodó en Abril del 2008, en la estancia San Juan, de Bahía Blanca y destacando que formó parte de un equipo “encantador”, comandado por Sorín (además autor, justo a Pedro Maizal) y de un elenco anónimo e “increíble” encabezado por Antonio Larreta (escritor uruguayo ganador del premio Planeta), María del Carmen Jiménez (planchadora), Emilse Roldán (artesana) y Roberto Rovira (el afinador de piano de Carlos). “Yo soy la última, la décima primera de la ficha artística”, detalla orgullosa la estrella de Lalola.

- Arranca en la pantalla grande integrando el team de este pequeño largometraje (costó 400 mil dólares, se exhibirá en ocho sales durante 80 minutos). ¿Una metáfora de su carrera?


Carla: Tal vez. Ojalá me sigan llegando proyectos de cine de tanta jerarquía y calidad autoral. Soy de las que creen que a lo grande se llega luego de aprender mucho, mucho, de lo pequeño. Quizá porque también tomo lo pequeño como algo grande.

Escribe Sorín: “Llegué a Carla por intermedio de Mario Mahler, que era compañero de ella en las clases de Miguel Guerberof, e incluso le presentó al notable maestro de teatro. “¿No la querés para La Ventana?”, me preguntó mi mano derecha de castings. “Claro que sí pero es una estrella de tele”, le contesté. “¡Qué estrella de tele! Le encantaría trabajar con vos”, me comentó y así comenzó todo. Pronto descubrí aparte de una mujer bella y simpática, a una actriz excepcional. De sintonía fina; de las que le señalás pequeñas modificaciones, las adaptan y logran transmitir lo que les pedís; de ésas que no abundan porque saben deslumbrar en comedia como en drama. La verdad, me alegro de que haya dado conmigo su primer paso en el cine, y me encantaría que repitamos. Le aventuro una carrera formidable en el medio”.